¿Cómo ahorrar plata o dinero? Muchas veces nos hacemos esa pregunta. Sabemos que no es fácil. Dejar atrás los hábitos financieros de gasto para poder generar un ahorro es una tarea compleja. Esto especialmente para aquellos que viven en sociedades de consumo, o bien cuando los problemas económicos hacen que los ingresos no sean suficientes. Sin embargo, pese a la dificultad, el ahorro sigue siendo fundamental para las personas y afortunadamente, existen muchos libros y aplicaciones que ayudan a lograrlo. Uno de los métodos más populares es el llamado “Kakebo”, desarrollado hace más de 100 años en Japón por Hani Mokoto, quien sería la primera periodista mujer de ese país.

El método Kakebo propone, con herramientas tan simples como un lápiz y papel, aprender a ahorrar hasta el 35% de los ingresos mensuales. Se trata de un enfoque simple y sencillo para administrar las finanzas personales que nació con el objetivo de ayudar a las mujeres japonesas a gestionar de manera eficiente la economía familiar. No se trata de reducir los gastos sino de gastar el dinero de manera inteligente y consciente, lo cual se logra a través de un minucioso registro de todos los ingresos y egresos.

Kakebo es una palabra japonesa que se traduce como “libro de cuentas para el hogar” y su mayor atractivo es su simplicidad. El método diseñado por Hani Mokoto hace más de un siglo sigue más vigente que nunca. Si bien la bibliografía puede ser útil, lo maravilloso de esta técnica que enseña cómo ahorrar plata es que con voluntad, lápiz y papel es suficiente

Kakebo, paso a paso

El principal diferencial del método Kakebo es que propone registrar cada uno de los gastos realizados de manera manual. Sin planillas de Excel ni sofisticadas aplicaciones, el método sostiene que mediante la escritura es posible observar nuestros hábitos de consumo y asimilarlos. Asimismo, numerosas investigaciones destacan los beneficios de escribir a mano. No sólo permite fijar las ideas, sino que también identificar malos hábitos de consumo.

Entonces, con lápiz y papel en mano, el método Kakebo propone comenzar por anotar todos los ingresos y egresos de dinero y guardar todos los tickets de compra posibles, cualquiera sea el rubro. Una vez recopilada dicha información habrá que separar los gastos en cuatro categorías: supervivencia (vivienda, transporte, comida, etc.), cultura (libros, cine, teatro), opcional (ropa, tabaco, restaurantes) y extras (gastos inesperados) y otorgarles un color a cada uno. 

Manos a la obra

Una vez compilada dicha información habrá que hacerse las siguientes preguntas: ¿Cuánto dinero tengo disponible? ¿Cuánto dinero estoy gastando? ¿Cuánto me gustaría ahorrar? ¿Cómo podría mejorar mis hábitos? Al tener presente estos interrogantes sobre el uso del dinero, será más fácil empezar a cambiar los hábitos financieros y conquistar los objetivos de cómo ahorrar plata. 

Al final de cada semana el participante deberá analizar cuál fue la categoría en la que más gastó. Si era lo esperado y si existe la posibilidad de reducir alguno de esos gastos. Con este análisis, al final de cada mes podrá identificar qué gastos están ocupando mayor protagonismo en su economía diaria. Así como realizar una evaluación sobre el dinero separado y verificar si existe algún remanente dentro del presupuesto mensual que pueda generar ese ahorro.

Con toda la información fresca y documentada, el participante también deberá incorporar una serie de preguntas a realizar antes de incurrir en la compra de cualquier artículo que no sea esencial. El objetivo de dichas preguntas es el de generar conciencia sobre el uso del dinero y la motivación que existe detrás de cada gasto. 

Algunas de las preguntas a responder son:

* ¿Puedo vivir sin este artículo?
*¿Lo usaré realmente?
*¿Tengo espacio para ello?
*¿Cuál es mi estado emocional hoy?
* ¿Cómo me siento al comprarlo? 

El susodicho cuestionario permite, entre otras cosas, sincerarse sobre las necesidades y deseos. Por supuesto, el método Kakebo no exige privarse de aquellos gastos que nos brindan alegrías, sino que intenta cambiar los malos hábitos financieros a través de pequeños cambios y una atención más enfocada a la forma en la que se gasta el dinero. 

Algunos tips para gastar el dinero de manera consciente:

Realizar algunas de las preguntas mencionadas anteriormente antes de realizar la compra de algún artículo que no sea esencial le permitirá ver resultados significativos. Es un método que busca que la persona piense en cómo ahorrar plata o dinero. Ese es el primer paso para invertir: generar un ahorro. Además de las preguntas, existen algunos tips para incorporar y ser más exitosos en la misión:

  • No dejarse seducir por las ofertas. Muchas veces nos vemos tentados por un gran descuento pero si lo pensamos con frialdad descubriremos que se trata de un artículo que no necesitamos. Aquí vale la pena plantearse si compraría igual ese producto aunque no estuviera en oferta.
  • Evite compras impulsivas. En caso de toparse con algo que le genere un fuerte impulso de compra, tómese al menos 24 horas para reflexionar si realmente es algo que desea o necesita. Si al cabo de un día sigue pensando en dicha compra y puede pagarlo, entonces adelante. Sentirá incluso mayor satisfacción al hacerlo. 
  • Verifique con regularidad el saldo de su cuenta bancaria. Tener conocimiento del dinero disponible le permitirá enfocarse en cuánto tiene efectivamente para gastar de forma discrecional.
  • Escriba recordatorios de utilidad. La billetera, la puerta de la heladera o la pantalla de la computadora pueden ser lugares claves para recordarnos la importancia de reflexionar antes de incurrir en gastos. “¿Realmente necesito esto?”, “¿Tengo el dinero suficiente para pagarlo?”, son algunas ideas que pueden ayudarnos a pensar dos veces antes de realizar una compra.

Conclusiones

Todos los actos de gasto y ahorro están directamente relacionados y tomar conciencia del uso que le damos al dinero es el primer paso para comenzar a acumular riqueza. El método Kakebo resulta ideal para aquellos que buscan gestionar de manera eficiente sus finanzas personales. A diferencia de otras propuestas, este método de origen japonés solo precisa de compromiso y disponibilidad para construir hábitos saludables. La paciencia y perseverancia serán clave para exprimir al máximo estas enseñanzas y ahorrar de manera exitosa.

¿CÓMO APRENDER MÁS? ¿QUERÉS EMPEZAR A INVERTIR?

Si querés comenzar a desandar el camino hacia la libertad financiera te invitamos a visitar CDF Academy, la primera escuela financiera virtual donde encontrarás una gran variedad de cursos cortos, pensados para el inversor moderno y narrados en un lenguaje práctico y coloquial para que puedas aprender de manera dinámica y a tu tiempo.

También, podés abrir tu cuenta en simples pasos. Nunca fue tan fácil invertir.

¡Feliz ahorro y buenas inversiones!

Equipo de Central de Fondos

Dejanos tu comentario

Abrir chat
1
Necesitas más info? Consultame!
Hola 👋 Soy Felipe, si necesitas más info no dudes en hablarme.