Esta semana, el INDEC dio a conocer los datos de inflación del mes de agosto  de 2021 y con dicha cifra (2,5%), el avance de la inflación en los últimos 12 meses alcanza un 51,4%.  Si bien para cualquier ciudadano del mundo estos datos resultan alarmantes, para los argentinos no es una gran sorpresa. La inflación histórica argentina es algo que nos acompaña prácticamente desde siempre. Podemos decir que estamos, de algún modo, acostumbrados.

Es que a lo largo de la historia, Argentina se ha caracterizado por varios y extendidos períodos inflacionarios, llegando a convertirse en caso de estudio por la intensidad de los mismos. En este año, la inflación acumulada 2021 asciende de este modo a 32,3%.

Inflación interanual en Argentina

Inflacion

Fuente: Indec

Por este motivo, ahorrar en Argentina es complejo. En las últimas décadas el país atravesó diversas crisis. Esto hizo que los ciudadanos tengan una relación con el dinero diferente a la que se observa en el resto del mundo. La crisis más profunda y reciente es la del 2001, con el llamado “corralito”. En ese entonces, los ciudadanos se vieron imposibilitados de retirar su dinero del banco, seguido de la “pesificación” de los depósitos en dólares. Esto lastimó profundamente la confianza y limitó las posibilidades de desarrollo financiero.

Pero más allá de estos hechos, la inflación ha sido un flagelo constante. La constante pérdida del poder adquisitivo de la moneda a causa de la inflación histórica argentina ha resultado en una falta de confianza en el peso como reserva de valor. Ante este problema, los ciudadanos buscan constantemente estrategias para resguardar sus ahorros. Así, se reduce el daño de la inflación en tus ahorros. A continuación, un repaso por la historia y tips para resguardar el dinero. 

HISTORIA DE LA INFLACIÓN EN ARGENTINA

Según un informe histórico de la Cámara Argentina de Comercio, el primer dato oficial del índice de precios al consumidor (IPC) data de principios de la década del ‘40. Desde ese entonces y hasta el año 1974, con la muerte del ex presidente Juan Domingo Perón, fueron varios gobiernos los que pasaron. Fue el de Arturo Frondizi en el año 1959 el que acumuló la mayor tasa de inflación hasta el momento, alcanzando un poco más de un 120%. En contraposición, el período presidencial que menos inflación acumuló fue el de Héctor José Cámpora, donde la inflación cayó a un ritmo anualizado de 30,1% (se contabiliza sólo junio de 1973, su único mes completo en la presidencia, cuando la inflación fue de -2,9%).

Inflación histórica argentina: desde la posguerra hasta 1975, siempre tuvimos altos niveles de inflación

Fuente: Cámara Argentina de Comercio.

Durante las décadas del 70’ y 80’, luego del fallecimiento de Perón, la inestabilidad económica y social se profundizó. El pico más alto de esta crisis se dio en el año 1989, cuando bajo el gobierno de Raúl Alfonsín se registró una variación de precios promedio de 3079%, junto con una devaluación histórica. De ahí los cimientos de la pérdida de valor de la moneda. La devaluación fue tan brutal que durante este período hubo dos cambios de moneda: primero el Peso Ley por el Peso Argentino en 1983 y luego, en 1985 este último fue sustituido por el Austral.

Entrada la década de 1990 y de la mano de la Ley de Convertibilidad, que fijó la paridad del Austral con el dólar, y luego sustituyó dicha moneda por el Peso, la inflación comenzó a descender. Durante esos años se dio un fenómeno casi inédito en el país: la deflación. Durante la presidencia de Carlos Menem la inflación fue alta en su primer mandato (147,5% anual) e inexistente en el segundo (0% anual).

Más adelante, durante las presidencias de Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde, si bien la inflación no fue la protagonista, la devaluación fue tal que su impacto en los precios fue inevitable. Del 2007 a esta parte, la inflación volvió a ocupar los titulares de todos los diarios. Tanto el Gobierno de Cristina Kirchner como el de Mauricio Macri no pudieron dar con una solución para reducir estos índices. 

Inflación histórica argentina: los últimos años

Fuente: Cámara Argentina de Comercio.

CÓMO PROTEGER LOS AHORROS

Para hacer frente al fenómeno de la inflación, los argentinos buscan día a día formas de preservar el valor de sus ahorros. Afortunadamente, existen alternativas en el mercado y en los fondos comunes de inversión para alcanzar ese objetivo. Si bien la mayoría de los argentinos recurre al dólar, muchas veces ese ahorro termina simplemente “bajo el colchón”. Esto no nos genera nuevos ingresos.

En un país con alta inflación, contar con elementos para contrarrestar su impacto en nuestros ahorros se vuelve algo fundamental. Entre las alternativas más populares para proteger los pesos del flagelo inflacionario se destacan algunos instrumentos como los Plazos Fijos UVA y los Bonos CER

En cuanto a los bonos CER, se trata de instrumentos de inversión en pesos que ajustan su capital por el precio del coeficiente estabilizador de referencia -CER-. Son bonos que ajustan por inflación. Es esto lo que los hace tan atractivos para el inversor, ya que este se asegura que obtendrá rendimientos equivalentes a la inflación junto a una tasa de interés adicional.

En Central de Fondos contamos con un portafolio llamado “Ganale a la Inflación”. Se trata de una cartera de inversiones diseñada especialmente para aquellas personas que buscan una alternativa para conservar su poder adquisitivo. Es decir, proteger sus pesos y además obtener rendimientos. Agendá hoy un llamado con uno de nuestros representantes y empezá a recorrer el camino hacia la libertad financiera.

Dejanos tu comentario

Abrir chat
1
Necesitas más info? Consultame!
Hola 👋 Soy Felipe, si necesitas más info no dudes en hablarme.