¿Subió el dólar? ¿Se acelera la inflación? ¿Tenemos incertidumbre sobre nuestros ingresos en el futuro? Lamentablemente, el estrés financiero es una de las causas de preocupación más comunes en la vida moderna. Ocurre en todos los países y abarca a buena parte de las personas. En Argentina, a su vez, factores como inflación o pérdida de poder adquisitivo son moneda corriente. ¿Cómo hacer para enfrentar el estrés financiero? Tratamos de evaluarlo en el siguiente artículo y darte los mejores consejos para estar tranquilo en los momentos difíciles.

Como cualquier fuente de preocupación, el estrés financiero puede traer consecuencias a la salud física y mental. Es una consecuencia de problemas económicos que nos producen ansiedad y una sensación de vulnerabilidad. Por ende, puede afectar nuestra calidad de vida en general. Pensar constantemente en las preocupaciones financieras tiene consecuencias negativas para el sueño, la autoestima y los niveles de energía. 

Por eso, tener un plan financiero para encarar los desafíos de la economía personal puede ayudar a aliviar algo de ese estrés. Una buena planificación puede ayudar a mejorar nuestra situación y perspectivas, así sea únicamente para ahorrar más, reducir deudas o simplemente dormir mejor.

CONSEJOS PARA REDUCIR EL ESTRÉS FINANCIERO

  • Identificar las causas del estrés financiero

Si la administración y el flujo de dinero disponible son pensamientos recurrentes, sea por deudas o compromisos de pago, tener en claro cuáles son esas preocupaciones es el puntapié para delinear un plan de acción. En este sentido, recurrir al papel y dejar asentado por escrito cuáles son los mayores desafíos ayudará a tener claridad en cuánto a las prioridades. En ese sentido, mantener una lista clara y concisa de los objetivos puede ayudar a reducir el estrés. Revisar dicha lista de manera periódica para ver el progreso e ir marcando los objetivos también ayudará a traer calma y una sensación de mayor control.

  • Establecer un presupuesto mensual

Un presupuesto es una herramienta genial para controlar y comprender el flujo de sus finanzas. La información detallada de todas las entradas, salidas, gastos fijos y variables puede ayudar a evitar gastar más de lo que se tiene, así como ahorrar para determinados objetivos. La idea de tener un presupuesto es obtener una idea más completa del destino de su dinero para así identificar dónde es posible ajustar y redirigir parte de este a las áreas que causan parte del estrés financiero.

Una buena manera de comenzar con el presupuesto es anotar el detalle de los ingresos netos. Luego será el turno de anotar todos los gastos, fijos o variables: desde la vivienda y tarjeta de crédito hasta la taza de café o el helado de los fines de semana. Afortunadamente, existe una gran cantidad de aplicaciones y herramientas digitales para ayudar con el cometido. Este orden visual le brindará una nueva perspectiva sobre su dinero y por ende, ayudará a darle un mejor uso.

  • Crear un fondo de dinero para emergencias

Para quienes pueden ahorrar, tener cierta cantidad de dinero guardada para contingencias es una de las bases de cualquier economía saludable. También es el paso previo a invertir. Contar con un dinero de reserva destinado a emergencias o imprevistos, ya sea la reparación del auto o la pérdida del trabajo, ayuda mucho a reducir la ansiedad.

Lo ideal para es ahorrar dinero equivalente a tres meses de gastos. Sin embargo, no hay que obsesionarse con la cantidad; lo importante es adquirir el hábito de ahorrar dinero constantemente.

  • Hacer rendir los ingresos al máximo

Cuando el dinero escasea es difícil identificar las oportunidades de ahorro. Tendemos a pensar que nunca tendremos suficiente. Sin embargo, hay formas de aprovechar al máximo nuestros ingresos, así sea con pequeños pasos. Una buena forma de hacerlo es clasificar los gastos en necesidades y deseos. Muchas veces nuestros deseos de compra obedecen a distintos estímulos de consumo que se presentan en la vida diaria. Saber distinguirlos de nuestras necesidades ayudará a recortar lo innecesario. 

  • Delinear un plan financiero

Así como el estrés financiero puede originarse por diversos problemas o preocupaciones de dinero, existe una gama igualmente amplia de soluciones para reducirlo. Una de las opciones es sencillamente acotar nuestro presupuesto y reducir gastos, o bien, buscar una fuente adicional de ingresos.

Una vez realizados el presupuesto y el análisis de cómo hacer rendir los ingresos al máximo, llegará el momento de poner manos a la obra. Si aún eliminando los gastos impulsivos, el dinero saliente excede al de los ingresos, hay tres opciones: aumentar los ingresos, reducir los gastos o ambos. La forma de lograr cualquiera de esos objetivos solo es posible mediante el seguimiento de un plan. En este artículo te contamos como diseñar tu plan financiero de manera exitosa.


En líneas generales, el estrés financiero comprende un círculo vicioso dado que una mente preocupada dificulta la buena administración del dinero. No importa cuán dificultoso pueda parecer el panorama, siempre hay una salida y esperamos que estos consejos te sirven a controlar malos hábitos.

En Central de Fondos sabemos lo importante que es una buena gestión de las finanzas personales y por eso, desde nuestra comunidad educativa, ofrecemos una gran variedad de contenidos gratuitos para ayudar a las personas a lograrlo con éxito. 

Además de los artículos de nuestro blog, en CDF Academy, la primera escuela financiera virtual, ofrecemos una gran variedad de cursos cortos para acompañar al inversor en todas las etapas de su vida. Asimismo, ofrecemos asesoramiento personalizado para todos aquellos que quieran dar sus primeros pasos en el camino hacia la libertad financiera.

¿Querés empezar a invertir? Ponete en contacto con nuestros asesores.

Dejanos tu comentario