Compartir la vida con una pareja, amigo o familiar tiene grandes beneficios pero también varios desafíos en lo que a la economía respecta. Cuando se trata de compartir las finanzas en pareja, los ingresos no siempre van a ser los mismos para las dos partes ni tampoco la situación económica. Para evitar el estrés financiero y hacerlo lo más fluido posible, compartimos algunos tips y estrategias para organizarse de la mejor manera.

FINANZAS EN PAREJA: UNA APUESTA DE CONFIANZA

Hablar de dinero con la persona amada no siempre resulta una conversación cómoda. Es por eso que combinar las finanzas con otra persona tiene sus bemoles. Mientras que algunas parejas optan por unificar sus ingresos en una sola cuenta, otros prefieren mantener su dinero por separado y compartir a lo sumo una cuenta para gastos comunes, como ser el pago de alquiler, servicios, o vacaciones.

Sea cual sea el escenario, lo primero a saber es que no existe una forma correcta de hacerlo, sino que se trata de encontrar un equilibrio y lograr un acuerdo justo y sustentable para todas las partes. En este artículo te proponemos algunas estrategias para lograr unas finanzas compartidas eficientes.

TIPOS DE FINANZAS COMPARTIDAS

  • La fusión de todas las finanzas

Esta es una metodología muy utilizada, especialmente por parejas casadas o que llevan muchos años de convivencia. En este caso, los ingresos de las dos personas se depositan en una cuenta conjunta a la que ambas tienen acceso. Desde ahí, todos los retiros y depósitos se realizan dentro del presupuesto acordado. 

Para que esto funcione sin asperezas, es fundamental el buen diálogo, la transparencia y organización. Además de tener un registro claro del total de los ingresos y egresos, es importante trazar un presupuesto que contemple todo lo que respecta a los gastos compartidos, desde la vivienda hasta las compras en el supermercado.

Una vez definida la base del acuerdo y los gastos “fijos”, será importante conversar sobre límites y alcances de los gastos personales en los que cada uno quiera incurrir. Al tener las finanzas compartidas, es importante contemplar todos los detalles para evitar malentendidos. 

En este tipo de estrategia de finanzas compartidas, da igual si una persona gana más que la otra: aquí todo se equipara y equilibra entre sí y tanto los ingresos como egresos se realizan desde la misma cuenta. 

  • La unión parcial de las finanzas

Este modelo también es muy elegido por parejas, ya que si bien contempla una parte compartida, también mantiene la independencia de cada una de las partes. Esta estrategia contempla la administración de algunos gastos de manera compartida y otros, de manera individual.

Por lo general, la cuenta conjunta se utiliza para cubrir los gastos comunes, como alquileres de viviendas, servicios, compras de supermercado, viajes y más.

Las parejas más modernas, de las generaciones Millenial, por ejemplo, eligen este enfoque para mantener las “cuentas claras” sin perder la libertad de administrar el resto de su dinero de la manera que deseen, sea con fines de ahorro o para salir con amigos el fin de semana. 

  • Cada uno por su cuenta

Así como para muchos compartir las finanzas resulta bien, a algunas parejas les funciona mejor mantener sus cuentas por separado. Hay ciertas personalidades que se sienten más a gusto manejando su economía por cuenta propia, y a la hora de incurrir en gastos, eligen la ecuación de dividir 50-50.

Este enfoque funciona bien cuando ambas partes poseen ingresos similares. En caso que este no sea el caso, es importante conversar los detalles para evitar verse envuelto en una situación económica o de vida en la que alguna de las partes se sienta en desventaja.

  • Cuentas proporcionales a los ingresos

A las tres formas más comunes de compartir las finanzas se suma una tercera alternativa: el método proporcional. Las parejas que usan el método proporcional para combinar sus finanzas contribuyen a los gastos en común en un porcentaje proporcional a sus ingresos.

En este enfoque, la persona que gana más dinero paga un mayor porcentaje de las cuentas y la que menos ganas, paga un poco menos. Por ejemplo, si gana el 65% de los ingresos, pagará el 65% de las facturas compartidas.

finanzas en parejaCONCLUSIONES DE LLEVAR FINANZAS EN PAREJA

No existe una única forma de llevar adelante las finanzas en pareja. Lo más importante es saber que existen varios caminos y cada uno se puede personalizar y ajustar a las necesidades específicas de cada dupla.

De más está decir que, independientemente del método elegido, la buena comunicación es fundamental para el éxito, especialmente en caso que suceda alguna contingencia (como perder el trabajo u otros periplos).

Asimismo, estos métodos no están tallados en piedra, por lo que es posible probar e ir modificando los términos según las necesidades. Mantener las finanzas en pareja es un trabajo en equipo, y como tal, es preciso experimentar diferentes estrategias para encontrar el equilibrio perfecto entre su dinero individual y su dinero compartido.

CONOCÉ MÁS

La educación es el primer paso hacia la libertad financiera, aprende sobre finanzas con CDF Academy. Mercados financieros globales, acciones y mucho más con nuestros cursos online de finanzas personales que te transformarán en un inversor exitoso. 

Te invitamos a descubrir esta propuesta.

One Comment

Dejanos tu comentario

Abrir chat
1
Necesitas más info? Consultame!
Hola 👋 Soy Felipe, si necesitas más info no dudes en hablarme.