¿Pensando si hay que invertir en bolsa? Cada vez son más las personas que muestran interés por comenzar a hacerlo desde una edad temprana. La tendencia se explica, en parte, por el avance de la tecnología y el desarrollo de aplicaciones informáticas que permiten resolver las tareas cotidianas de manera virtual. Ahora invertir es más fácil y está al alcance de un click.

Esto, sumado a la crisis global generada por el virus del COVID-19, puso el foco en la importancia de contar con un respaldo financiero para contingencias y de ahí el interés de los miembros de las generaciones Z y Millennial por ahorrar y multiplicar sus ahorros.

Pero más allá de la coyuntura, lo cierto es que invertir en bolsa desde una edad temprana siempre tuvo beneficios. El valor del tiempo en las inversiones es fundamental. Así, podremos generar mejores retornos con nuestro dinero.

Cuánto antes el inversor se interiorice sobre las alternativas en el mercado, mayor será su posibilidad de generar riqueza a lo largo de los años. Y si no has invertido aún, te contamos que nunca es tarde para hacerlo. Recordá que cuánto antes empieces a hacer trabajar tu dinero, mayor será la recompensa al final. 

Es importante tener una visión de largo plazo, y paciencia. No pensemos en una inversión para la próxima semana, o dentro del próximo mes. Hay que considerar que el ahorro y la inversión será algo que nos acompañará por toda nuestra vida. No importa qué tan grande sea nuestro ahorro. Lo importante es empezar, aunque sea con montos bajos.

Invertir cuánto antes te ayudará a cultivar buenos hábitos financieros. Pero no sólo eso. Gracias a la magia del interés compuesto y su poder multiplicador, una inversión desde una edad temprana hará que tengamos nuestro dinero trabajando para nosotros durante más tiempo. Asimismo, en caso de que toquen años malos, tendremos oportunidad de recuperarnos. Como regla, siempre tener más tiempo es una ventaja para nuestras inversiones

¿Por qué invertir en bolsa cuánto antes? 5 razones por las que deberías comenzar a una edad temprana

  • Mentalidad de ahorro: desarrollarás mejores hábitos financieros

Cuando una persona comprende el valor de poner a trabajar el dinero, automáticamente empieza a prestar atención a los gastos más superficiales y cuidarse de ellos. Por supuesto, cuando uno es joven tiene menos responsabilidades financieras por lo que es más fácil incurrir en gastos impulsivos, pero al adquirir cierta cultura financiera es probable que tomes más conciencia sobre el uso del dinero.

A su vez, cuando uno es más joven tiene, también, menos gastos. Si tenemos algún ingreso, es una excelente oportunidad para empezar a generar la cultura del ahorro. Esto sin importar qué tan pequeño pueda ser. Todo suma. Lo importante es generar el hábito.

Así, probablemente te encontrarás pensando: ¿Vale la pena ese par de zapatos nuevos o conviene poner a trabajar ese dinero para tu futuro? El ahorro, por definición, es consumo de hoy pospuesto para mañana. 

  • El tiempo está a tu favor

Al comenzar a invertir desde una edad temprana, el tiempo es el mayor diferencial. ¿El objetivo del ahorro es alcanzar la libertad financiera a una edad temprana? ¿Retirarse joven? Ok, cuanto antes se empiece, mejor.

Asimismo, normalmente en la juventud tenemos más tiempo para capacitarnos e investigar cuáles son las mejores inversiones disponibles.

A su vez, invertir desde temprano brinda tranquilidad de que dicho ahorro crecerá probablemente antes de que sea necesario usarlo. Es mucho mejor invertir una cantidad pequeña de dinero hoy que una cantidad mayor en el futuro para generar el mismo rendimiento. El interés compuesto a lo largo de los años hace magia.

  • ¿Por qué invertir en bolsa cuándo joven? Porque es el mejor momento para asumir riesgos

Invertir es la mejor manera de generar riquezas pero no hay que olvidar que siempre conlleva un riesgo. ¿Por qué invertir nos genera un retorno? Porque es una recompensa por un riesgo que estamos asumiendo. Sino, no habría ganancia.

El inversor puede optar, según su perfil, por inversiones más conservadoras o agresivas. Por regla, aquellas inversiones consideradas “agresivas” tienen más riesgo, pero también la posibilidad de obtener un rendimiento mayor. En este sentido, lo bueno de empezar a invertir siendo joven es que podemos correr ese riesgo si así lo queremos. Esto es porque tenemos más tiempo para recuperarnos de cualquier pérdida que pudiera ocurrir.

Normalmente, tenemos menos responsabilidades. Como familia, hijos o deudas de tarjeta de crédito con las que debemos cumplir. En ese sentido, cuando se es joven es más fácil atreverse a correr riesgos. Y muchas veces, cuanto mayor es el riesgo, mayor será la ganancia.

  • Es más fácil recuperarse de las caídas

En línea con lo anterior, ser un inversor joven le permite contar con un margen para cometer errores. Sí, suena contradictorio pues nunca es grato equivocarse. Pero en caso que la inversión elegida no resulte como lo planeado, al ser joven siempre hay tiempo para segundas oportunidades y volver a intentarlo. Hay que entender que no todas nuestras inversiones darán un buen resultado. Algunas serán buenas, otras no tanto.

Basta con revisar las frases y enseñanzas de los inversores más prolíficos de la historia para comprobar que todos ellos aseguran que los mayores aprendizajes se dieron a raíz de las peores caídas. Lo importante es reponerse de las malas inversiones, y generar riqueza con las buenas.

  • El conocimiento y la experiencia van de la mano

Como dijimos antes, los jóvenes tienen la flexibilidad y el tiempo para estudiar y elegir sus inversiones y aprender tanto de sus éxitos como de sus fracasos. Aprender de finanzas lleva tiempo. Dado que el mundo financiero propone una curva de aprendizaje, los jóvenes cuentan con la ventaja de tener más tiempo para estudiar y perfeccionar sus estrategias de inversión.

Asimismo, gracias a la ayuda de la tecnología, los más jóvenes tienen la posibilidad de capacitarse e invertir online gracias a la variedad de herramientas disponibles. Incluso a través de las redes sociales.

edad temprana

Si bien durante mucho tiempo los jóvenes adultos pensaban las inversiones como un proyecto para “el futuro”, cada vez son más los que comprenden que empezar a invertir cuánto antes es una ventaja. Es por esto que invertir en bolsa es cada vez más común.

Como siempre, el mejor primer paso es estudiar. Si querés comenzar a desandar el camino hacia la libertad financiera te invitamos a visitar CDF Academy, la primera escuela financiera virtual donde encontrarás una gran variedad de cursos cortos, pensados para el inversor moderno y narrados en un lenguaje práctico y coloquial para que puedas aprender de manera dinámica y a tu tiempo.

También, podés abrir tu cuenta en simples pasos. Nunca fue tan fácil invertir.

¡Felices inversiones!

2 Comments

Dejanos tu comentario

Abrir chat
1
Necesitas más info? Consultame!
Hola 👋 Soy Felipe, si necesitas más info no dudes en hablarme.