Mientras que el asesor financiero trabaja como puente entre los expertos de mercado y los inversores, los encargados de Asset Management llevan adelante la gestión de los activos que componen un portafolio de inversiones exitoso. Repasamos definiciones, similitudes y diferencias.

Cuando de invertir se trata, la mayoría de las personas acude a un asesor financiero en busca de ayuda. Estas personas se encargan de seguir el pulso del mercado y recomendar estrategias de acuerdo al perfil de cada cliente y la coyuntura del momento.

La relación cliente-asesor es una de confianza y cotidianeidad, que se nutre gracias al aporte de otros actores, fundamentalmente los de Asset Management, responsables de la gestión de activos, una labor fundamental, ya que de ellos dependen las decisiones de inversión que determinarán los rendimientos a futuro.

¿QUÉ ES ASSET MANAGEMENT?

El Asset Management es la gestión de un patrimonio para generar valor a través de los activos que lo componen.

Para lograrlo, un equipo compuesto por profesionales trabaja con metodologías propias basadas en distintos análisis y una atenta mirada al presente y futuro de los mercados.

Liderados por un Asset o Portfolio Manager, su trabajo consiste en detectar las mejores oportunidades de inversión para así trazar estrategias que logren maximizar los rendimientos de los clientes con el menor costo posible.

A diferencia del asesor, que está más abocado al contacto diario para poder recomendar lo mejor de acuerdo a cada perfil, la tarea de selección de productos que realiza Asset Management resulta fundamental para que dichas recomendaciones existan. 

Hecha la distinción, es evidente que sin el trabajo de análisis de Asset Management no hay asesoría posible.

Llevar a cabo la gestión de activos comprende no sólo el análisis de los productos disponibles en el mercado para decidir cuál se compra y cuál se vende, sino que también realizar proyecciones para alcanzar los mejores resultados a futuro.

Una vez hecho este análisis, el asesor se hará de la información necesaria para poder ofrecer a sus clientes la estrategia que mejor se adapte a cada caso.

Invertir es una experiencia que contempla muchas variables, no solo financieras sino también emocionales, por lo que siempre conviene delegar la tarea a una persona idónea.

LA IMPORTANCIA DEL ASESOR FINANCIERO

Además del acompañamiento y guía que brinda un asesor, acudir a un profesional reduce los riesgos que se corren al invertir por cuenta propia. Asimismo, esto maximiza las oportunidades.

Ya sea para un objetivo a corto plazo o una inversión duradera, contar con un asesor bien preparado será fundamental para salir ganando. Mientras Asset Management estudia los productos y desarrolla estrategias, el asesor analiza los resultados y elige a medida del cliente.

El inversor, por su parte, deberá atenerse a lo que le compete: tener confianza en sí mismo y su asesor y objetivos bien delineados. Con esta estructura aceitada, la estrategia elegida seguro será la adecuada.

CONOCÉ MÁS

En Central de Fondos tenemos una plataforma de inversiones pensada para vos con asesoramiento personalizado. Seleccionamos las mejores opciones del mercado para que el inversor pueda elegir la inversión más adecuada a sus objetivos.

Te invitamos a descubrir esta propuesta.

Dejanos tu comentario

Abrir chat
1
Necesitas más info? Consultame!
Hola 👋 Soy Felipe, si necesitas más info no dudes en hablarme.