Todo buen inversor, sin importar su capital ni nivel de conocimiento, sabe que la clave del éxito está en la diversificación. Para simplificar este concepto, podemos recurrir a la famosa frase: “Nunca pongas todos los huevos en la misma canasta”. Y tiene sentido, ya que si invertimos todo nuestro dinero en un solo instrumento, corremos el riesgo de que, si algo ocurre, todo nuestro capital se vea afectado. 

Existen muchas formas de constituir un portafolio de inversión diversificado. No importa cuál sea tu perfil de riesgo: seas inversor principiante o avanzado, repartir el dinero en distintos vehículos de inversión permitirá, no solo disfrutar las mejores recompensas de cada uno, sino también, minimizar el riesgo ante posibles caídas o variaciones en la cuenta. A continuación, repasaremos algunos conceptos básicos y desmenuzaremos qué es la diversificación y para qué sirve.

qué es la diversificación

¿QUÉ ES LA DIVERSIFICACIÓN Y PARA QUÉ SIRVE?

Sin duda alguna, invertir es el camino hacia la multiplicacion de nuestra riqueza. Los mercados ofrecen grandes recompensas a los inversores, siempre y cuando estos tengan claros sus objetivos y aprendan a tomar las mejores decisiones para su cuenta. Construir una cartera sólida, que se adapte a las necesidades y objetivos personales, será fundamental para el éxito. Afortunadamente, gracias a la tecnología y a la existencia de empresas dedicadas especialmente al asesoramiento, existen muchas herramientas que ayudan a lograr un portafolio de inversiones sólido.

No importa cual sea la estrategia, si agresiva o conservadora, la diversificación es la piedra fundamental de esto. Se trata de una técnica que consiste en invertir en distintos tipos de activos con el objetivo de conformar una cartera balanceada y así lograr minimizar riesgos y generar mayores rendimientos a largo plazo.

La mayoría de los profesionales de finanzas coinciden en que la diversificación es la herramienta más importante para conquistar las metas financieras a largo plazo. Es que, entre otras virtudes, la diversificación brinda la posibilidad de tener un riesgo controlado, algo muy valorado por el inversor global.

Si bien existe un riesgo sistémico (que está asociado de manera natural a cualquier inversión o situación cotidiana y responde a cuestiones de fuerza mayor), también existe lo que se conoce como riesgo “diversificable”, que es aquel que tiene mayor posibilidad de control, ya que permite invertir en distintos tipos de activos de manera tal que el total de la inversión no se vea afectada de la misma forma según los movimientos del mercado.

Diversificar es fundamental para minimizar riesgos. Nadie, ni el inversor más experimentado puede saber a ciencia cierta qué pasará en el futuro, ya que los mercados están en constante movimiento. Una cartera balanceada y con distintos tipos de inversiones permite suavizar cualquier evento de riesgo. De esta manera, el desempeño positivo de algunos activos ayuda a neutralizar el desempeño negativo de otros y viceversa. En ese sentido, resulta importante elegir inversiones que no estén relacionadas entre sí para que justamente respondan de manera diferente ante los vaivenes del mercado.

¿POR QUÉ DIVERSIFICAR?

Imaginemos que usted tiene el 100% de sus inversiones en acciones de compañías aéreas. ¿Qué pasaría si se anunciara públicamente que los pilotos están por iniciar una huelga por tiempo indeterminado y que todos los vuelos se cancelarán, los precios de las acciones caerían drásticamente? Sin lugar a dudas, su portafolio de inversiones experimentaría una gran caída y pérdida de valor.

Ahora pensemos otro escenario: si usted hubiera complementado sus inversiones en la industria aeronáutica con algunas acciones en la industria ferroviaria, probablemente  la caída hubiera sido mucho más leve. De hecho, hay una gran chance de que las acciones de trenes hayan escalado, ya que a raíz del paro, los pasajeros se volcarían a este medio de transporte como alternativa al avión.

Pero aún hay más: con educación y dedicación, usted puede llevar su estrategia de diversificación más lejos todavía. Existen muchos riesgos que afectan tanto a los trenes como los aviones ya que, a fin de cuentas, ambos están involucrados en el transporte. En ese sentido, una diversificación global, no solo en diferentes tipos de empresas sino también de industrias, es la mejor opción. Recordá que cuanto menos relacionadas entre sí estén tus acciones, mejor. Este ejemplo también aplica a los bonos de las compañías. Si querés conocer más al respecto, te invitamos a conocer todos nuestros productos disponibles para invertir.

¿CÓMO DIVERSIFICAR?

Queda claro que la diversificación es una herramienta sumamente provechosa para el inversor, aunque no exenta de dificultades. Es que para poder constituir un portafolio diversificado, se necesita un arduo trabajo de análisis y seguimiento. Además, hacerlo de forma individual puede generar cierto estrés y altos costos, ya que cada vez que elegimos invertir en un instrumento, tenemos que pensar en los costos.

Muchas veces, simples movimientos de compra y venta traen asociados altos costos operativos, comisiones y demás. En ese sentido, los Fondos Comunes de Inversión son una excelente alternativa, ya que de por sí, se trata de instrumentos de inversión que reúnen múltiples inversiones en una; sin los costos que implicaría hacerlo de forma individual y además con el respaldo y asesoramiento profesional de quienes los administran.

Algo importante a tener en cuenta es que , si bien una cartera diversificada es importante, esto no garantiza que tendremos los mejores rendimientos. Sin embargo, sí es cierto que con una estrategia de largo plazo, una cartera diversificada tiene más chances de superar a otras que enfocan su estrategia en un solo activo. La diversificación reduce el riesgo general y aumenta el potencial de rendimiento. Esto se debe a lo mencionado anteriormente: mientras algunos activos funcionarán bien, otros lo harán mal y en el largo plazo, esos roles podrían invertirse. De esta manera, una cartera de inversiones bien diversificada y sostenida en el largo plazo puede ser capaz de obtener el rendimiento histórico promedio del mercado. En definitiva, la diversificación se trata de una herramienta fundamental para que nuestras inversiones lleguen a buen puerto.

CONOCÉ MÁS

Además del compromiso con la educación financiera, en Central de Fondos ofrecemos una gran variedad de recursos para acompañar al inversor en todas sus etapas. Cursos y articulos periodísticos para aquellos principiantes; opciones conservadoras y asesoramiento para los moderados, y para el inversor agresivo y con experiencia, oportunidades de inversión en bonos, CEDEARs y los vehículos más rentables del momento.

A través de nuestra aplicación Criteria Digital, accedé de manera ágil y dinámica a las mejores inversiones del mercado. Visualizá tus tenencias en tiempo real y recibí informes periódicos y recomendaciones de inversión por parte de nuestro equipo de Asset Management. Así como se recomienda tener un portafolio diversificado, también es conveniente acudir al asesoramiento de los profesionales en la materia.

¿Qué estás empezando para hacer crecer tu dinero? Agendá un llamado hoy mismo y descubrí nuestras propuestas.

9 Comments

Dejanos tu comentario