Oro y plata: ¿por qué los metales preciosos están más vigentes que nunca?

“El oro ha funcionado por miles de años, y ahora, con Internet, funciona aún mejor”, dijo una vez el experto en economía y mercados, Peter Schiff, quien saltó a la fama por sus predicciones de la crisis económica de 2008. Bien puede ser cierto: 2020 fue uno de los mejores años de la historia para el oro, que incluso llegó al máximo histórico de USD 2.075 por onza el pasado mes de agosto. En un año dominado por la incertidumbre, los metales preciosos volvieron a mostrar su estatus de puerto seguro.

Tentadores retornos para los últimos 5 años

Antes que nada, vamos a los importante y veamos sus retornos en dólares para el último año, 3 años y 5 años (mostraremos el retorno promedio anual para estos últimas dos variables) medidos a través de sus ETF (fondos de gestión pasiva que buscan replicar el comportamiento de ambos metales pero no dan al poseedor derecho a una proporción del metal en cuestión):

Retornos Oro y Plata últimos 5 años - enero 2021

Fuente: elaboración propia en base a Bloomberg.

Un poco de historia

Para entender por qué de este status, primero hay que hacer un poco de historia. El oro y la plata han sido utilizados como moneda de cambio desde hace miles de años, y desde el Siglo XIX que el patrón oro es la base del sistema financiero internacional. Básicamente, el oro era el respaldo del dinero emitido por los gobiernos, que desarrollaron bancos centrales con el monopolio de la emisión de papel moneda. El tenedor de los billetes siempre podía volver a cambiar los billetes por oro. ¿Por qué el oro? Por su valor perdurable a través de la historia, su maleabilidad (que lo ha hecho objeto de tantas obras de arte, y también de usos industriales) y su gran durabilidad, ya que el oro no se oxida.

Sin embargo, con la Primera Guerra Mundial, los países europeos, con fuertes presiones en su economía, comenzaron a imprimir billetes sin respaldo. Luego de la Segunda Guerra Mundial, las Naciones Unidas adopta una serie de medidas conocidas nucleadas en el acuerdo de Breton Woods, en un intento de ordenar la economía mundial. Allí se estableció que los dólares estadounidenses serían la divisa internacional, bajo condición de que la Reserva Federal de los Estados Unidos mantuviera el patrón oro.

En 1971, Estados Unidos abandonó definitivamente el patrón oro, lo que transformó al dólar estadounidense – y por consecuencia a todas las demás monedas del mundo –  en lo que se conoce como dinero fiat. Es decir, un dinero fiduciario basado en la creencia en la autoridad y perdurabilidad del estado. Esto dio a los Estados Unidos la posibilidad de imprimir más dinero para financiarse cuando lo necesite, como lo hizo durante 2020 para paliar los efectos de la pandemia de COVID-19.

Salida del patrón oro e fuerte impresión de dinero desde 1971

Ahora bien, imprimir dinero suele traer como consecuencia inflación. Debido a que hay más billetes circulantes, cada billete vale menos. El oro y la plata, en cambio, tienen valor intrínseco, que está ligado a su escasez. No se puede simplemente imprimir más oro o plata.

Esto nos lleva a la situación actual. La pandemia de COVID-19 desató una crisis económica global, y el oro y la plata, nuevamente, volvieron a mostrar su solidez. En los últimos 12 meses, el oro ofreció retornos de un 15%, mientras los ETF GLD recibieron un flujo récord de dinero de USD 47.900 millones, casi el doble del anterior récord que había sido en 2016 con USD 24.100 millones de fondos entrantes.

En esta gráfica que muestran los flujos de fondos entrantes y salientes al ETF GLD, se ve claramente:

Flujo de fondos entrante y salientes para el ETF oro - 2020

Fuente: Visual Capitalist

¿Qué nos espera este 2021?

Para 2021, sin embargo, se espera que el metal estrella sea la plata. Ya a fines de enero, saltó a su máximo en 8 años cuando la legión de usuarios de la red social Reddit – agrupados en el subreddit WallStreetBets – que había ocasionado la insólita subida de las acciones de GameStop se volcó a la plata en su cruzada para generar pérdidas a los grandes inversores que apostaron por lo que se conoce como venta corta o “shorteo”. Pero más allá de esto (el precio de la palta retrocedió rápidamente, como sucedió con las acciones de GameStop), los analistas ya vienen pronosticando un gran año desde fines del año pasado.

Según UBS Global Wealth Management, cuando la economía global comience a recuperarse este año, la demanda industrial de la plata – que tiene más aplicaciones prácticas que el oro – empujará el precio de la plata y otros metales, como el platino.

Finalmente, cabe destacar otro fenómeno interesante que se relaciona al estatus de los metales preciosos como puerto seguro: el crecimiento de Bitcoin que llevó a la criptomoneda a alcanzar su máximo histórico el pasado 8 de enero. Existen quienes sostienen que Bitcoin es también un refugio seguro dado que se trata de un bien escaso (la emisión de Bitcoin tiene fijo en su código fuente un total de 21 millones de monedas). Además, la facilidad de acceso e intercambio de las criptomonedas – cualquier con un celular e internet puede hacerlo –  se muestran como atractivos extra.

Sin embargo, aún le queda mucho por demostrar para poder ganarse este status. Siempre y cuando no logre bajar los niveles de volatilidad actuales, se encontrará lejos de poder ganarse la confianza de tantos inversores como sí lo han hecho el oro o la plata.

Conclusiones

Tal y como declara el economista estadounidense Mark Skousen: “Bitcoin no es una moneda física, y si se caen las computadoras, no la podrás comprar ni vender. Por eso nada reemplazará a las monedas de oro y plata, y todos los inversores deberían tenerlas en casa o en una caja fuerte”.

Lo que nos queda claro es que, con miles de años de sólida historia a cuestas, el estatus de los metales preciosos como puerto seguro sigue tan vigente como siempre.

 

Dejanos tu comentario

Abrir chat
1
Necesitas más info? Consultame!
Hola 👋 Soy Felipe, si necesitas más info no dudes en hablarme.