¿QUÉ ES VALUE INVESTING?

Value Investing es el arte de comprar acciones que cotizan con un descuento significativo respecto a su valor intrínseco. Los value investors consiguen esto buscando empresas con métricas de valoración baratas, normalmente múltiplos bajos de sus beneficios o activos, por motivos que no se justifican a largo plazo. Este enfoque requiere una mentalidad contraria y un horizonte de inversión a largo plazo. Durante los últimos 100 años, una estrategia de value investing tiene un historial constante de rendimientos superiores a los índices en múltiples mercados de valores.

Los Value Investors utilizan métricas bursátiles para ayudarlos a descubrir acciones que creen que el mercado ha infravalorado. Los inversores que utilizan esta estrategia creen que el mercado reacciona de forma exagerada a las buenas y malas noticias, lo que genera movimientos en el precio de las acciones que no se corresponden con los fundamentos a largo plazo de una empresa, lo que brinda a los inversores la oportunidad de obtener ganancias cuando el precio se desinfla.

Aunque no existe una “manera correcta” de analizar una acción, los Value Investors recurren a los índices financieros para ayudar a analizar los fundamentos de una empresa. Compartimos las tres métricas para Value Investors a tener en cuenta.


1 – RELACIÓN PRECIO-BENEFICIO

La relación precio-beneficio (relación P/E) es una métrica que ayuda a los inversores a determinar el valor de mercado de una acción en comparación con las ganancias de la empresa. En resumen, la relación P/E muestra lo que el mercado está dispuesto a pagar hoy por una acción en función de sus ganancias pasadas o futuras.

La relación P/E es importante porque proporciona una vara de medir para comparar si una acción está sobrevaluada o subvaluada. Una relación P/E alta podría significar que el precio de una acción es caro en relación con las ganancias y posiblemente sobrevaluado. Por el contrario, una relación P/E baja podría indicar que el precio actual de las acciones es barato en relación con las ganancias.

Dado que la relación determina cuánto tendría que pagar un inversionista por cada dólar a cambio, una acción con una relación P/E más baja en relación con las empresas de su industria cuesta menos por acción para el mismo nivel de rendimiento financiero que una acción con una relación P/E más alta. Los inversores de valor pueden usar la relación P/E para ayudar a encontrar acciones infravaloradas.

2 – RELACIÓN PRECIO – VALOR CONTABLE

La relación precio-valor contable o relación P/B mide si una acción está sobrevalorada o infravalorada comparando el valor neto (activos – pasivos) de una empresa con su capitalización de mercado. Esencialmente, la relación P/B divide el precio de las acciones de una acción por su valor contable por acción (BVPS). La relación P/B es un buen indicador de lo que los inversores están dispuestos a pagar por cada dólar del valor neto de una empresa.

La razón por la que la relación es importante para valorar a los inversores es que muestra la diferencia entre el valor de mercado de las acciones de una empresa y su valor en libros. El valor de mercado es el precio que los inversores están dispuestos a pagar por las acciones en función de las ganancias futuras esperadas. Sin embargo, el valor en libros se deriva del valor neto de una empresa y es una medida más conservadora del valor de una empresa.

3 – COEFICIENTE DE ENDEUDAMIENTO

La relación deuda-capital (D/E) es una métrica bursátil que ayuda a los inversores a determinar cómo una empresa financia sus activos. La relación muestra la proporción de capital a deuda que una empresa está utilizando para financiar sus activos.

Una relación deuda-capital baja significa que la empresa utiliza una menor cantidad de deuda para financiamiento en comparación con el capital de los accionistas. Una alta relación deuda-capital significa que la empresa obtiene una mayor parte de su financiación de la deuda en relación con el capital. Demasiada deuda puede representar un riesgo para una empresa si no tiene las ganancias o el flujo de efectivo para cumplir con sus obligaciones de deuda.

Al igual que con los índices anteriores, el índice de deuda a capital puede variar de una industria a otra. Una alta relación deuda-capital no significa necesariamente que la empresa esté mal administrada. A menudo, la deuda se utiliza para ampliar las operaciones y generar flujos de ingresos adicionales. Algunas industrias con una gran cantidad de activos fijos, como las industrias automotriz y de la construcción, suelen tener índices más altos que las empresas de otras industrias.

CONOCÉ MÁS

La educación es el primer paso hacia la libertad financiera, aprende sobre finanzas con CDF Academy. Mercados financieros globales, acciones y mucho más con nuestros cursos online de finanzas personales que te transformarán en un inversor exitoso. 

Te invitamos a descubrir esta propuesta.

 

Dejanos tu comentario