Armar un presupuesto puede traer grandes beneficios a nuestra economía. Te contamos cómo sacarle provecho y cómo hacer para saber si puede servirte.

Como siempre decimos, la base de cualquier inversión es el ahorro. Para lograr generar un buen ahorro, contar con un presupuesto es clave. Un presupuesto bien elaborado permite ver con claridad nuestros ingresos y egresos. Se trata de una herramienta muy importante a la hora de administrar nuestras finanzas personales, que entre otras cosas, ayuda a minimizar errores o gastos que no podemos afrontar. 

La mayoría de las personas que tiene una buena gestión de sus finanzas personales puede confirmar la importancia de tener un presupuesto ordenado que permita visualizar su dinero. Sin embargo, no todas las metodologías sirven de de igual modo para todos. A continuación, revisaremos las ventajas y desventajas de armar un presupuesto y ceñirse a él. 

Ventajas y desventajas de armar un presupuesto

Vivimos en un mundo capitalista donde los estímulos de consumo están a la orden del día. Por eso hay que cuidarse de los gastos impulsivos que atentan contra nuestros objetivos de ahorro. Salir a comer afuera, comprar ropa o asistir a eventos es un placer, pero perjudicial para las finanzas a largo plazo y un presupuesto bien estructurado lo pone en evidencia.

Ventajas:

Contar con un presupuesto brinda un panorama general de la salud financiera de un individuo, familia o empresa. Visualizar las tenencias, ingresos y egresos permite tomar dimensión de cuál es el porcentaje real de ahorro. Con este conocimiento en mente, es más fácil trazar un objetivo financiero.

Al tener un presupuesto es más fácil identificar dónde se fuga el dinero y en consecuencia, cuáles son los gastos que podemos recortar. Visualizar en un solo lugar de cuánto dinero disponemos realmente evitará incurrir en gastos innecesarios.

Si es para uso individual, es excelente, y si se trata de un presupuesto familiar, mejor aún. Un buen presupuesto pone a todos los miembros de la familia en la misma página, ya que ayuda a generaro; consenso sobre las ideas del dinero usos y abusos, personales y colectivos.

Asimismo, el presupuesto requiere de seguimiento, por lo que cada vez que procedemos a actualizarlo, inevitablemente hacemos una evaluación del anterior. Los balances siempre son necesarios para tomar conciencia de cómo estamos gastando nuestro dinero, y redefinir nuestro objetivo si es necesario.

El acto de preparar un nuevo presupuesto también actúa como una evaluación del anterior. Esto es útil para ayudar a los inversores a identificar si han alcanzado sus objetivos o no. En caso que alguno no se haya logrado, también es una buena oportunidad para discutir las razones detrás de los mismos.

Desventajas:

Si bien hoy gracias a internet es más fácil aprender a armar un presupuesto a medida, encontrar la constancia y disciplina puede llevar un tiempo. Las personas que hacen presupuestos por primera vez suelen incurrir mucho en suposiciones, por lo que cuando este empieza a fallar, se desmotivan fácilmente. 

Con el tiempo, la gente se cansa de la decepción que trae aparejado el proceso de presupuestación y por eso abandonan el proceso a largo plazo. Es que la tarea requiere de bastante tiempo, y no todos están dispuestos a cederlo. 

Por otra parte, los presupuestos no siempre resultan muy útiles para las familias donde los ingresos son muy bajos. Una familia de bajos ingresos gastará la mayor parte de su dinero en necesidades. Esta es la razón por la que puede que no haya muchas oportunidades para que reduzcan sus gastos. Aquí lo más conveniente sería apuntar a aumentar los ingresos. 

Otro problema es que, al presupuestar, muchas personas piensan que pueden vivir sin entretenimiento de ningún tipo. Esta suposición es poco realista y, a largo plazo, solo contribuirá a no respetar el presupuesto estipulado. Un buen presupuesto es realista y sostenible en la medida que permite un estilo de vida razonable. 

Además, los presupuestos no deberían mantenerse iguales de un mes a otro, ya que algunos meses tenemos más gastos. En contextos de inflación, como es el caso de Argentina,  los gastos de los servicios suelen sufrir aumentos recurrentes. Durante la temporada de vacaciones, por ejemplo, aumentan los gastos de entretenimiento, y en invierno, se utiliza la calefacción. 

Hacé rendir los frutos de tu presupuesto 

En conclusión, un presupuesto es una herramienta de gran utilidad a la hora de armar una planificación financiera. Por supuesto, para todo aquel que esté comprometido y tenga la liquidez suficiente para hacerlo. En Central de Fondos te brindamos todo lo que necesitás para seguir creciendo hasta convertirte en un inversor exitoso.:artículos educativos, gratuitos en nuestro blog; cusos completos según tu nivel de conocimiento y, por si fuera poco, una plataforma 100% digital para que puedas administrar tu dinero como quieras.

¿Alguna vez te imaginaste ser inversor de Google o Coca Cola? Hoy es posible, desde Argentina y en pesos. Descargate hoy la app Criteria Digital y empezá a cambiar tu futuro.

One Comment

Dejanos tu comentario