¿Cómo ahorrar dinero y convertirse en un buen inversor en simples pasos?

La tecnología se ha convertido en parte indivisible de nuestras vidas y el mundo de las inversiones no está exento de ello. Hoy por hoy, el acceso a los mercados financieros es una realidad posible para cada vez más personas y la cantidad de información que se encuentra disponible online presenta grandes oportunidades. Pero para convertirse en un buen inversor no basta solo con conocimientos técnicos, sino que también es preciso tener una buena gestión de las emociones para no vender en los peores momentos. Invertir siempre trae consigo la toma de decisiones y si la mente no está clara, corremos el riesgo de cometer errores. Por eso, cultivar la templanza y desarrollar una metodología de ahorro sustentable en el tiempo serán fundamentales para el éxito. Te damos algunos consejos para lograrlo.

Para convertirse en un inversor exitoso primero hay que lograr el cometido de ahorrar. Y si bien parece algo sencillo, no se trata de simplemente separar un porcentaje de los ingresos y gastar el resto sin consciencia; se trata de incorporar hábitos y conciencia que nos acerquen al objetivo de generar un dinero de reserva que permita, no solo disfrutar la vida con mayor tranquilidad, sino que brinde las condiciones para invertir con convicción y proyección de largo plazo.

La dicotomía en la filosofía del ahorro

Desde pequeños nos enseñan sobre la importancia del ahorro pero poco nos dicen sobre cómo llevarlo a la práctica. Por si fuera poco, vivimos en sociedades de consumo que insisten en vendernos todo tipo de productos atentando así contra nuestra meta. Por eso, un buen tip a la hora de verse tentado por una compra, vale la pena tomarse un momento para pensar qué obtendremos a cambio del dinero que pensamos gastar y evaluar así si realmente vale la pena. Controlar las compras impulsivas es un gran primer paso hacia una economía personal saludable.

Otra noción muy importante que el inversor ha de tener presente durante su camino hacia la libertad financiera es la importancia de guardar un ahorro para emergencias. Vivir “al día” no es una filosofía digna de un inversor exitoso y el costo de no tener un respaldo frente a una emergencia puede ser altísimo. Esto no significa que haya que privarse de gastar el dinero en lo que nos de satisfacción, sino reformular la forma en la que vamos a usarlo. Como bien decíamos, ahorrar no es solo el hecho puntual de separar un excedente; ahorrar es, por ejemplo, pagar en efectivo en vez de usar la tarjeta, o realizar un pequeño estudio de mercado y comparar precios antes de incurrir en un gasto.

La peor emoción para sus finanzas personales y conclusiones

En cuanto a las emociones, la ansiedad suele ser una de las peores aliadas  contra nuestras finanzas personales. Si partimos de la base de que el ahorro es el consumo de “hoy” postergado para el futuro, es muy probable que en algún momento del camino el inversor experimente cierta impaciencia y elija elija priorizar el disfrute inmediato en lugar de sostener su estrategia de ahorro a largo plazo. Por eso vale la pena recordar que cada inversor es un mundo de sensaciones y para triunfar en el camino, debe cuidar de sí mismo.

En definitiva, si el inversor puede lograr la disciplina del ahorro y el pensamiento crítico por sobre el vaivén de sus emociones, entonces estará listo para poner a trabajar el dinero a su favor mediante la inversión de su preferencia; con la confianza de saber que a pesar de las tempestades, los mercados siempre recompensan a aquellos que asumen riesgos y tienen la templanza para mantener sus convicciones a lo largo del tiempo. –

Dejanos tu comentario

Abrir chat
1
Necesitas más info? Consultame!
Hola 👋 Soy Felipe, si necesitas más info no dudes en hablarme.